La ciudad de Maqueronte y la Pasión de Juan

La ciudad de Maqueronte y la Pasión de Juan

Maqueronte es un emplazamiento arqueológico que da fe de la existencia de una ciudadela herodiana en este lugar donde acontece uno de los episodios más trágicos y crueles de la biblia: “la Pasión de Juan el Bautista”.

Para visitar este mágico lugar debemos dirigirnos hacia Perea al este del río Jordán, en la cima de una colina situada entre las montañas que rodean el Mar Muerto a más de 1000 metros de altitud, una región que, aunque hoy aparece totalmente abandonada era un lugar privilegiado en medio del desierto por encontrarse rodeado de profundos uadis de donde provienen las aguas termales de Baara, motivo por el cual ha sido motivo disputa, a lo largo de los siglos, de distintos pueblos desde los cananeos, allá por el siglo XIV a.C., a los macabeos del 103 a.C., pasando por los israelitas y los cananeos.

Hasta que finalmente fue conquistada por la imparable Roma que puso a Herodes el Grande al frente de estos territorios tras haber capturado al líder de los rebeldes judíos Eleazar, tal y como narra Flavio Josefo, en su obra “La guerra de los judíos” Una captura que tuvo como recompensa la Fortaleza de Maqueronte, construida por el rey asmoneo Alejandro Janeo entre el 104 y 78 a.C. y reconstruida y ampliada tras el asedio por Herodes I el Grande, que convirtió este lugar en un puesto militar desde el que controlaba y defendía sus territorios al este del Jordán.

Descripción

Debido a la estratégica posición de la zona Herodes I el Grande decide potenciar más aún su inaccesibilidad natural levantando una muralla defensiva de 27 metros de altura por otros 100 de longitud y 0.60 cm de anchura para proteger su demora e instaló cuatro torres de vigilancia en los cuatro vértices del área amurallada. Pero no se limitó únicamente a lo defensivo, sino que también construyó cisternas para la recogida y aprovisionamiento de agua potable, un arsenal para las armas, una despensa para los víveres, sin olvidar su residencia personal, un palacio que le consentía vivir cómodamente muy cerca de los manantiales de aguas termales de Calíorre que utilizaba para tratar sus dolencias renales y la gangrena de Fournier, que según los historiadores podría haber padecido hacia el final de sus días.

Elementos de Interés

En la actualidad, las Ruinas Arqueológicas de Maqueronte son una de las atracciones turísticas principales de Jordania, en su interior aún se pueden observar los restos del Palacio de Herodes las paredes de la parte occidental del mismo, completamente intactas de más de 9 metros de altura a través de las cuales podemos imaginar las dimensiones que pudo tener el palacio, columnas dóricas y jónicas, un gran patio, un gran baño con el pavimento de mosaicos, cerámicas, monedas asmóneas y romanas, escritos en arameo y unas termas o baños rituales con una escalera de acceso con 12 peldaños, que se encontraba bajo el patio del palacio, bajo una bóveda de piedra.  Pero no es lo único que queda de la ciudadela pues también están los restos de la Iglesia Bizantina de Machaberos descubierta por el duque de Luynes en 1807, una rampa por la parte noroccidental, tres de las cuatro torres que componían la muralla defensiva, así como los restos de un acueducto que conducía el agua a las cisternas. En la base de la colina también se ha localizado una cueva que se cree fue utilizada como prisión, en época romana.

Importancia en la tradición cristiana

La importancia dentro de la tradición cristiana de este conjunto arqueológico, reside en que fue en este palacio donde se encarceló y sacrificó a Juan el Bautista documentado por Marcos (6, 26-28) en el Evangelio y por el historiador Flavio Josefo en Antigüedades Judías (libro 18, cap. 5). En las mazmorras de este palacio fue encarcelado Juan el Bautista por sus duras críticas a la familia de Herodes, con las que se ganó el odio de Salomé que pidió su cabeza como premio por un baile que había ofrecido a Herodes Antipas el día de su cumpleaños poco antes de la Pascua.

Ubicación de Maqueronte

Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico

Puntúa este artículo, ¡Muchas gracias!

Rating: 5.0. From 1 vote.
Please wait...

Artículos relacionados

Oasis de Ein Gedi

Son ampliamente conocidas las propiedades curativas de las aguas, las sales, la arcilla del Mar Muerto, con las que se elaborar multitud de

Los barros y propiedades medicinales del Mar Muerto

Volvemos al Mar Muerto, esta vez para tratarlo en su aspecto más comercial, el que lo reconoce como uno de los destinos

Visitar el Mar Muerto, excursiones y consejos de visita

Son muchos los lagos de agua salada que se encuentran en la tierra, pero de entre todos ellos quizás el Mar Muerto

Sin comentarios

Escribe un comentario
Sin comentarios Puedes ser el primero que comente este artículo!

Escribe un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios señalados*