La Iglesia rusa de San Alejandro San Alexander Nevski

La Iglesia rusa de San Alejandro San Alexander Nevski

En el Barrio Cristiano, a sólo 70 metros de distancia de la Iglesia del Santo Sepulcro nos encontramos con esta pequeña joya de la arquitectura rusa, una especie de santuario-museo más conocida como el Hospicio Ruso de San Alexander Nevskidebido a que en un principio el objetivo de la Misión Eclesiástica de Rusia en Jerusalén era el de construir el consulado ruso en este lugar, justo al lado del Hospicio de los Cruzados, pero el descubrimiento de importantes hallazgos arqueológicos hizo que se optase por otra solución.

Así la Misión Eclesiástica Rusa, destinada adquirir propiedades y sitios arqueológicos relacionados con la tradición bíblica o cristiana, y a crear espacios como iglesias, escuelas, orfanatos o albergues para peregrinos, etc., decide construir sobre las ruinas de Souq al-Dabbagha una iglesia en honor a Alexander Nevski, un príncipe ruso del s.XIII muy devoto que llegó a ser canonizado por la Iglesia Ortodoxa Rusa.

Descripción

La Iglesia de San Alejandro Nevski, edificada entre 1896 y 1903, gracias a la financiación del duque Sergei Alexandrovich, se presenta casi como un elegante palacio alto y estrecho, con sólidas puertas de seguridad, motivo por el cual a menudo pasa desapercibida por los peregrinos. Su fachada es de estilo barroco decorada con piedras rojas y blancas, y con el símbolo de la Sociedad Imperial Palestina Ortodoxa, Xi y Ro en letras griegas que significa Cristo, luciendo en la parte superior de la misma junto a las banderas de la sociedad y de Rusia.

Excavaciones

Tan pronto como fue adquirida la propiedad, por la Misión Eclesiástica en 1859, iniciaron los trabajos de exploración llevados a cabo por prestigiosos arqueólogos de la talla de Clermont-Ganneau, Schick, Vincent entre otros, que descubrieron importantísimos hallazgos arqueológicos que se convirtieron en centro de atención mundial de la época:

Los restos de la Puerta del Juicio

El área de excavaciones de la iglesia se encuentra en el sótano de la misma al que se accede bajando unas escaleras que conducen a los restos de la Puerta del Juicio, aquella que según la tradición cristiana sería la que Jesús tuvo que atravesar para salir de Jerusalén y encaminarse hacia el calvario. Una puerta que para la sociedad y justicia romana tenía un gran significado, pues otorgaba al ajusticiado una última oportunidad antes de ser ajusticiado, si en el momento en que se proclama su nombre al a travesar la Puerta del Juicio, alguien objetaba la sentencia, entonces los guardias que acompañaban al acusado estaban obligados a detenerse y devolver el reo al fiscal para que realizase una revisión del caso y por tanto Jesús tuvo que atraversarla.

Se trata de un umbral de piedra con ranuras excavadas en las extremidades de la parte más larga que servía para alojar los pivotes que sostenían la puerta, así como las ranuras que centrales que servían para introducir los pernos que la cerraban. Se conserva en muy buen estado, aunque existen dudas de que en realidad esta puerta perteneciese a la época de Herodes situándola más bien en el s. II, al igual que los arcos y columnas que fueron la entrada al foro del emperador Adriano.

Capilla de San Alejandro 

Además de los restos de la Puerta del Juicio, los arcos y columnas de Adriano, los restos de la Basílica de Santa Helena de la época de Constantino y los del claustro de la época de los Cruzados, en la parte superior de la podemos admirar la Capilla de San Alejandro Nevski    decorada en negro y oro con hermosísimos cuadros con escenas de la pasión.

Puntúa este artículo, ¡Muchas gracias!

Rating: 5.0. From 1 vote.
Please wait...

Artículos relacionados

La Iglesia del Pater Noster

Dejando a tras los muros de la ciudadela a través de la Puerta de San Esteban, a poco más de

La Habitación de la Última Cena en Jerusalén, el Cenáculo

Al igual que ocurre con el resto de los puntos de interés turístico y cultural de Jerusalén, la Habitación de la Última

Visitar la Vía Dolorosa en Jerusalén

La Vía Dolorosa es una calle sinuosa y angosta del centro de la ciudadela de Jerusalén que parte al este desde la Puerta de los Leones, también llamada Puerta de Santo

Sin comentarios

Escribe un comentario
Sin comentarios Puedes ser el primero que comente este artículo!

Escribe un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios señalados*