Qué ver en Jerusalén

Qué ver en Jerusalén

Los monumentos más interesantes de Jerusalén

En una ciudad milenaria como es Jerusalén lo que sobran son las cosas que ver, pues se mire donde se mire hay numerosos monumentos y sitios de interés turístico y cultural, y aunque esta riqueza la convierta en un parque de atracciones, cuando se dispone de poco tiempo hay que seleccionar, entonces contar con un buen itinerario, en el que se incluyan todos los lugares de visita obligada, puede ser una solución para aprovechar al máximo nuestra estancia. Vamos con lo más importante: qué ver en Jerusalén.

La Puerta de Sión

Empezaremos nuestro itinerario por una de las ocho puertas de la Ciudad Vieja de Jerusalén, la Puerta de Sión, situada en el lado suroeste de las antiguas murallas que protegían la ciudad. La Puerta de Sión o Puerta del Rey David es la única que está integrada en la misma muralla, realizada en ladrillos cortados de piedra durante época romana y conducía a la vía más importante de la ciudad, el cardo. Muy cerca de la Puerta de Sión hay un cementerio católico donde puedes visitar la tumba de Oskar Schindler, el héroe que salvó a cientos de judíos de la muerte en el Holocausto y en cuya vida se basó la película La lista de Schindler.

La Tumba del Rey David y el Cenáculo

En las inmediaciones de la Puerta de Sión, encontramos la segunda etapa de nuestro recorrido, se trata de un edificio de dos plantas que pertenece a la Diaspora Yashiva y, como ocurre en otros muchos lugares de Tierra Santa, es un lugar de culto para varias religiones. Así en la plata baja se encuentra la Tumba del Rey David, descubierta durante unos trabajos de restauración de la cercana Iglesia de la Dormición y, aunque existe cierta polémica acerca de la autenticidad ya que las leyes judías prohíben profanar el sepulcro, es aceptado por las coincidencias de ubicación con las sagradas escrituras.

Pasando a la primera planta del mismo edificio, son los cristianos los que rinden culto en este mismo lugar por ser considerado como la habitación donde se celebró la Última Cena, el Cenáculo.

El cenáculo

El cenáculo

La Iglesia de la Dormición o Abadía de Hagia María

La siguiente etapa del itinerario es forzosamente en la también cercana Iglesia Abadía de la Dormición, que como todo lo anterior está en el Monte Sión. Un impresionante complejo de época bizantina construido en el sitio donde la tradición local sitúa el lugar donde sucedió el milagro del Tránsito de María, según el cual a la Virgen María encuentra la muerte mientras duerme y es entonces cuando en cuerpo y alma asciende a los cielos.

Abadía Hagia María o Iglesia de la Dormición

Abadía Hagia María o Iglesia de la Dormición

La Via Dolorosa

La historia de Jerusalén está estrechamente unida a las tres religiones monoteístas más importantes, así que conocerla y entenderla pasa por recorrer su pasado espiritual que, aunque no comienza con el cristianismo sí que la ha marcado profundamente, ya que se podría decir que es nexo y discordia a la vez de estas tres creencias. Por ello conviene empezar por recordar cómo empezó todo, con el sacrificio de la figura central del cristianismo Jesús de Nazaret. La Vía Dolorosa es el camino que Jesús recorrió hacia su crucifixión, comienza en la Fortaleza Antonia, atraviesa el centro histórico y acaba en el interior de la Iglesia del Santo Sepulcro. Así se visitan tres puntos de interés en una misma etapa.

Vía Dolorosa

Vía Dolorosa

El Muro de las Lamentaciones

Otra estación imperdible por Tierra Santa es el Muro de las Lamentaciones, o Muro Occidental, un lugar tan famoso como polémico al mismo tiempo, pues es aquí donde confluyen judaísmo, islamismo y si queremos incluso cristianismo ya que este histórico paredón es al mismo tiempo el último vestigio del Segundo Templo de Salomón que se erigía donde hoy encontramos la Explanada de las Mezquitas, el Noble Santuario de los musulmanes el lugar desde el cual Mahoma ascendió a los cielos, pero también es sitio donde se conserva la Piedra de la Fundación, en el interior de la Cúpula de la Roca, donde se cree que se escondía el Arca de la Alianza, la que contenía las Tablas de la Ley para los judíos o las Tablas de los Diez Mandamientos, para los cristianos.

Debajo de la Piedra de la Fundación, se encuentra también el Pozo de las Almas de la tradición judía, el centro del mundo y la entrada al Abismo que contiene las aguas de Diluvio y las almas de los muertos que esperan el juicio final. Es el lugar también donde tuvo lugar la anunciación del nacimiento de Juan el Bautista motivo de culto en la cristiana. Ni que decir tiene que todos estos lugares: Muro de las Lamentaciones, Explanada de las Mezquitas, Cúpula de la Roca y en su interior la Piedra de la Fundación y la gruta a la que se accede por la esquina sureste de la Piedra de la Fundación, el Pozo de las Almas son de parada obligada en nuestro itinerario.

El Muro de las Lamentaciones

El Muro de las Lamentaciones

Los túneles del Muro Occidental

Para completar la visita anterior y apreciar realmente el valor de esta proeza arquitectónica, es posible descender al subsuelo para contemplar los cimientos de la antigua muralla que rodeaba el Segundo Templo.

El recorrido parte de la misma plaza que precede al Muro de las Lamentaciones. Los cimientos se extienden a lo largo de 485 metros en los que además de poder contemplar los enormes bloques de piedra tallada de 570 toneladas de peso y hasta 14 metros de largo también es posible visitar una pequeña sinagoga colocada justo debajo de donde se cree que se encontraba el original que contenía el Arca de la Alianza.

Palacio de Herodes

Otra figura de peso dentro de la historia de Jerusalén fue Herodes, rey de Judea y vasallo de Roma, responsable de la ampliación del monte del templo y de otras obras como su propio palacio, del cual hoy podemos visitar los restos. Que se encuentra muy cerca a la Puerta de Jaffa y ocupaba todo lo que hoy es el Barrio Armenio sobre una plataforma que pretendía unificar en altura la zona.

En este templo se cree que tuvo lugar el juicio de Jesús y en la actualidad además de poder contemplar las ruinas es posible entrar en una de sus torres, la Torre de David de 773 metros de altura, realizada en bloques tallados de piedra en cuyo interior se ubica el homónimo museo, donde a través de hologramas y proyecciones de video se muestra los 4000 años de historia de la ciudad desde su etapa cananea hasta los tiempos modernos. Mientras en el patio del mismo complejo se exhiben restos arqueológicos de 2700 años de antigüedad y se accede al punto más alto de la muralla para admirar la ciudad a 360o.

Monte de los Olivos

La última parada de nuestro itinerario es para otro punto de confluencia espiritual como es el Monte de los Olivos, se trata de una de las montañas de la cordillera que rodea el Valle de Kidron, al este de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Lugar de culto para los cristianos por ser el lugar donde rezaba habitualmente Jesús cuando se encontraba en Jerusalén, por ser el lugar donde lloró antes del inicio de la Pasión (Pascua) y por ser donde fue capturado para su posterior ejecución.

Este mismo lugar es también importante en el judaísmo por ser el lugar desde el que ascendió David a los cielos, además por la ladera sur de esta misma montaña se encuentra el Cementerio Judío, una necrópolis con más de 150.000 tumbas con más de 3000 años de antigüedad desde donde, según la tradición judía, empezará la resurrección.

Monte de los Olivos

Monte de los Olivos

El Museo de Israel

Este museo maravilloso debería ser tu elección si quieres visitar algún museo en tu estancia por la zona. Se trata de una de las mejores colecciones artísticas y arqueológicas del mundo, rediseñado en 2010 con interesantísimos ejemplos de arquitectura contemporánea. Entre sus mejores piezas: los Rollos del Mar Muerto, la Biblia de Alepo, la maqueta del viejo Jerusalén o el Parque Billy Rose, son razones más que sobradas para visitar este centro. Más sobre el Museo de Israel.

Museo de Israel

Museo de Israel

Los Jardines de Getsemaní

A los pies del Monte de los Olivos encontramos un jardín donde la tradición cuenta que rezó Jesús la noche anterior a su crucifixión. Es un bonito espacio con olivos, de los más viejos del mundo y que se consideran descendientes de los originales que exisitieron allí hace 2.000 años. y que podrían haber sido testigos del paso de Cristo.

Junto a estos jardines está la Iglesia de Todas las Naciones, una iglesia católica romana que conserva una piedra sobre la que descansó Jesús la noche antes de su arresto.

El Mercado Mahane Yehuda

Si quieres visitar un mercad popular en Jerusalén esta es tu elección. Y sobre todo como meca gastronómica, toda una aventura culinaria llena de sabores dulces, especies, olivas, te y mucho más.
Los colores y los olores te inundan en una sucesión de tenderetes de frutas, verduras, pan recien hecho, frutos secos, tes, infusiones, dulces… que hacen imposible resistirse a la tentación. Es también un buen lugar para comprar souvenirs.

Mercado

Mercado

El Museo del Holocausto Yad Vashem

Un lugar de recuerdo y respeto hacia los 6 millones de judíos que fueron asesinados durante la Segunda Guerra Mundial y además un centro educativo y de investigación sobre este aciago acontecimiento histórico para la preservación de la memoria en las generaciones posteriores. ¡Ojo si viajas con niños!, no está permitido el acceso a menores de 10 años.

Puntúa este artículo, ¡Muchas gracias!

Rating: 5.0. From 1 vote.
Please wait...

Artículos relacionados

Visitar el Zoo bíblico de Jerusalén

El Zoo bíblico de Jerusalén Jerusalén, como gran ciudad que es, tiene su propio zoo. Un zoo que es además

El Museo del buen Samaritano

Las parábolas son una constante dentro del Nuevo Testamento católico pues era en estas pequeñas historias en las que Jesús introducía sus enseñanzas de una forma

Visitar el Sepulcro de María en Jerusalén

Saliendo por la Puerta de San Esteban en dirección del  Valle del Cedrón, al pie del Monte de los Olivos

Sin comentarios

Escribe un comentario
Sin comentarios Puedes ser el primero que comente este artículo!

Escribe un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios señalados*